Nuestra línea editorial

Nuestra línea editorial

_________

POSTMETROPOLIS justifica su nombre como una forma de subrayar la creciente pérdida de centralidad a escala mundial de la cultura occidental en general y europea en particular.

Los procesos de globalización económica y financiera están teniendo un efecto también sobre la geopolítica de la cultura, la identidad civilizatoria y la referencialidad epistemológica.

Conforme Occidente pierde peso y posición en el orden global, las grandes epistemes que han acompañado su hegemonía económica, política y militar están siendo sometidas a una crítica sin precedentes que expone a la luz sus pies de plomo ideológicos y su fuerte contextualidad civilizatoria.

Buena parte de esta crítica procede de un nuevo conocimiento situado de fundamento poscolonial, pero éste reclama ser complementado con un distanciamiento crítico procedente también de la metrópoli occidental en declive.

Se abre pues para la historia de Occidente un escenario postmetropolitano, algunas de cuyas derivaciones culturales e intelectuales son las que la editorial quiere contribuir a rastrear, analizar y reflejar en la medida en que contribuyen a la conciencia de esa emergente condición postmetropolitana.

El paso a postmetrópoli es un proceso que ya de por sí reclama ser estudiado como fenómeno histórico, pero tiene además la virtud de reubicar de manera radical la mirada histórica acerca del conocimiento de la realidad en su conjunto, pues sitúa decisivamente en el pasado representaciones y convenciones que hasta hace poco han venido siendo vistas como naturales, permanentes y universales o universalizables, confundidas con “lo humano”.

Una vez reubicadas en el pasado, historizadas, lo que queda es esencialmente un “después de” que es la realidad cultural principal con la que convivimos en el siglo XXI y cuyas manifiestaciones más reflexivas dan sentido a esta actividad editorial.

El término postmetrópolis ha sido utilizado ya anteriormente, destacando la obra que lleva ese título del urbanista radical norteamericano Ed Soja, quien se sirve de él para definir los cambios en las grandes ciudades en la era de la globalización.

El significado que adquiere en esta empresa editorial es diferente y mucho más englobador y ambicioso: con él se trata de sintetizar el conjunto de fenómenos que acompañan la pérdida de estatus del Viejo Continente en la geopolítica mundial, los cuales afectan muy especialmente a los saberes expertos y epistemes que han acompañado la hegemonía occidental, y que sustentan las Ciencias Sociales modernas.

A su vez éstos solo se comprenden adecuadamente por medio de un tipo de actividad intelectual que consiste en “pensar históricamente” el presente y el futuro.